Un dragón

Por Reinaldo Spitaletta

 

-¡Niños, niños, su atención por favor!, gritó el papá del anfitrión, seria la cara y definitivo en su voz.

La algarabía era tremenda en el primer piso. Casi todo el salón de preescolar invitado por el hijo, que se unía al coro desafinado y contento, vociferaba.

-Muchachos, no vayan a subir al segundo piso, que hay un dragón. -Agregó el papá, buscando una redención a su fastidio y una intimidación.

-¡Un dragón, un dragón! ¡Un dragón!

La desbandada no se hizo esperar. Todos, en medio de una gozosa curiosidad, curiosidad de estrépito, corrieron escaleras arriba.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

1 comentario

  1. Julián Ochoa

     /  octubre 29, 2013

    Los miedos antiguos son hoy tiernas criaturas mitológicas dignas de conocerse y ser reales. Shrek nos mostró un ogro bueno, una princesa que eructaba… un dragón sería una interesante mascota…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: