Ser del DIM da carácter

Por Reinaldo Spitaletta

 

Dicen, en un asunto más de licencia poética que de realidad histórica, que fue el equipo el que dio el nombre a la ciudad, y no al contrario. Como hubiera sido, desde 1913, un onceno, que primero se vistió de blanco y, en los años treinta, de rojo y azul, estremece las almas, las edificaciones y las montañas de Medellín. En su centenaria existencia, unida a los telares y locomotoras, a los artesanos diversos y a las plazas de mercado, a alguna huelga y a la vida cotidiana de misas y procesiones, el DIM le ha dado carácter a la ciudad.

 

Es un equipo urbano, fundador de emociones barriales, creador de potreros y mangas en las que la muchachada de hace tiempos aspiraba a llegar a jugar a esa divisa gloriosa. El DIM inauguró el grito de gol en la pequeña villa y puso a soñar con balones (el primero de ellos llegó a Medellín en 1910) a los chicos que pedían sus regalos al Niño Jesús.

 

El DIM, un nombre que parece un mantra milagroso, y que sus hinchas no se cansan de repetirlo, se esparció como semilla pródiga por los barrios obreros (aunque su origen estuvo atado a las élites económicas) y se convirtió en el equipo del pueblo; sí, de los descamisados, de los carretilleros, de los sastres y zapateros; pero, a su vez, en una razón social de poetas y escritores. El DIM es canción y murga; carnaval y abrazo colectivo.

 

El añejo equipo, el mismo por el que pasó Moreno con su genio y su leyenda, el de Corbatta y Grecco y el Caimán, está adherido a la piel de la ciudad. Y a su espíritu. Se siente en el vendedor de helados y en la señora de las fritangas. Es popular. Y el hincha sabe que en el sufrimiento, en las esperas,  en las agonías, hay siempre una luz, una premonición de que cuando la victoria llegue, el cielo estará en la tierra.

 

Ligado más a las tristezas que a las alegrías, el DIM, que es como una suerte de elogio de la dificultad, nos hace humanos. Nos hace pensar en que el mundo, el nuestro, el de sus aficionados, está hecho para ser conquistado y transformado, lo que nos salva de la bobada que produce el facilismo.

 

Sus fervorosos hinchas conocemos el fuego infernal y por eso, cuando de vez en cuando alcanzamos el paraíso, reímos y gozamos como un niño que descubre debajo de su almohada el regalo que tardaba y al que siempre aspiró. Cien años quizá no son nada para todas las glorias y apoteosis que nos esperan. Ser del DIM es pertenecer a la historia, y no todos pueden darse un lujo como este. Que el júbilo nos acompañe siempre.

 

(Escrito en Medellín, en el centenario del Poderoso (1913-2013), cuando el cielo de la ciudad se colmaba de serpentinas luminosas)

DIM, 14 de noviembre 1913-14 de noviembre 2013

Entrada siguiente
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Que bello escrito, refleja sentimientos y nos hace erizar cuando lo leemos. Alguien dijo, los hinchas del DIM son de otro mundo; sólo nosotros lo entendemos, esta pasión, esta lealtad, este amor no se explica, se siente.

    Responder
  2. RUBEN CRESPO

     /  junio 7, 2015

    Rei ! Como siempre, EXCELENTE TEXTO ” con el alma en la mano ” con el sentimiento propio y ajeno de un pueblo que palpita, que ama su tortuosa memoria, pero que la terquedad nos hace creer cada día, en el HOY SERA, ojala celebremos. Grande Rei. Un abrazo

    Responder
  3. Andrés

     /  agosto 11, 2016

    Gracias Rey por este hermoso regalo “para la hinchada roja”.

    Andrés “Zeus”.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: