Tiovivos de un tiempo sin relojes

Resultado de imagen de tiovivo

Por Reinaldo Spitaletta

No sé por qué todos los tiovivos giran en dirección contraria a las de las manecillas del reloj. De esa situación me di cuenta muy tarde, cuando ya hacía años que no me montaba en uno de esos caballitos giratorios, de sube y bajas suaves, de ojos agrandados y ornados a veces de colorines, con crines fosforescentes y bocas siempre con sonrisa pintada. El tiovivo tiene la capacidad de despertar en los jinetes de feria, en los niños que cabalgan sobre los lomos festivos, historias diversas, casi todas relacionadas con llanuras o, en ocasiones, con aventuras de caballos voladores y que, en vez de pienso, comen nubes.

La imagen más lejana que tengo de un tiovivo está quizá situada en una ciudad de hierro, de aquellas que iban de pueblo en pueblo, con alegrías ambulantes, y la mano de mamá, calentita, cogiéndome la mía, mientras una fila expectante aguardaba o mejor dicho, afanaba por llegar hasta la taquilla para tener el acceso a la fantasía de las atracciones. Mamá me había comprado, además, unas gafas, o de otra manera, una suerte de antifaz, de celofán o algo así, amarrillo quemado y el mundo todo se veía de tal color, como un incendio del atardecer.

De pronto, yo ya estaba, en plena soledad, a horcajadas, agarrado de las riendas en forma de poste, el caballito ascendiendo y bajando, haciendo cabriolas, creía uno, y dando vueltas y vueltas. El mundo de afuera parecía muy distante y a veces veía a una señora que, lejana, me levantaba el brazo con alegría, o tal vez con la tristeza de los adioses. Bueno, un adiós de parque de diversiones, en el que no hay despedidas definitivas. Una teatralidad sin lágrimas ni nudos en la garganta.

Los circuitos, en los que había gritos contentos y en los que uno se imaginaba que la cabellera se le estaba moviendo, agitada por vientos en alguna pradera, eran lo más cercano a un viaje de maravillas, en la que uno cada vez se alejaba más del mundo terrenal, del universo de escuelas y cuadernos, de cartillas y jugarretas de calle, para introducirse en una especie de paraíso infantil. Voy en mi caballo y los otros vienen detrás de mí, pero, a la vez, yo voy detrás de otros, y ahí vamos, a que te alcanzo, a que no, y entonces la música, esa música de tiovivo, metálica y brillante, envolvía el carrusel y a los jinetes en una atmósfera feliz.

Era una musiquita sin la cual la imaginación hubiera sido más flaca. Sin tanta viveza. Sin esos sonidos, que brotaban, creía uno, de la mitad del carrusel, o a veces parecían desprenderse de la cabalgadura, y en otras ocasiones semejaban surgir del techo redondo y colorido, digo que sin esos compases el tiovivo hubiera estado incompleto. Qué tenía esa música que nos ayudaba a transportarnos a otros ámbitos, tal vez a una suerte de arcadia, o a los climas creados por los relatos que mamá nos contaba por las noches, y que muchos de ellos tenían caballos alados y princesas presas en castillos desvaídos y oscuros. Qué misterio ocultaba aquella música de carrusel, que hoy, al evocarla, me hace, más que sonreír, brotar una “furtiva” lágrima.

Después, hubo otros tiovivos, pero yo no tenía puesto un antifaz amarillo y mamá no me levantaba la mano en señal de despedidas contentas. Y la música ya no era capaz de despertarme ensoñaciones y darme aires imaginativos, quizá estaba muy crecidito para estar montando en corceles pintorescos, y la convocatoria estaba más por el lado de los carros chocones y el vertiginoso pendular de la “barca de Marco Polo” y otros divertimentos más agitados. El tiempo de los carruseles había pasado.

Aquellos tiovivos me gustaron más cuando supe que en otras partes, como Buenos Aires, les decían calesitas. En las esquinas de Bello, cuando ya las ciudades de hierro eran una lueñe memoria de niños idos, se escuchaban canciones que mencionaban un parque japonés, un parque de ocio, una calesita de caballos ojones y boquiabiertos en cada barrio. Y entonces alguien, no sé quién, me dijo que la ciudad del mundo donde más carruseles había era esa, la de los tangos y las librerías. Cuando la visité hace años, ya no fui capaz de montarme en un caballito de entretenimiento. La calesita, en todo caso, me sigue pareciendo un nombre más sonoro y convocador de seres imaginarios.

A veces, muy escasas veces, por cierto, escucho encantadas músicas de calesitas y entonces vuelvo a los días en que el mundo era amarillo incendio y uno podía subirse a un carrusel que lo llevaba a viajar por caminos inesperados. Y a la distancia, me parece ver de nuevo una mano blanca que me dice adiós.

La magia del tiovivo, una diversión conectada con la infancia. (Foto tomada de internet)

Anuncios
Deja un comentario

4 comentarios

  1. Ester Goeta S.

     /  marzo 9, 2015

    Fascinante evocación, donde descubrí -después de tanto tiempo- que los carruseles, tíovivos o calesitas funcionaban contrario a las manecillas del reloj.

    Responder
  2. Hugo Bustillo Naranjo

     /  marzo 9, 2015

    Querido Rei:
    Marqués de Hatoviejo y demás Rincones:
    Me agarraste en primera. No veo la hora de salir con mi nieto Emiliano para que me deje acompañarlo con una vueltecita en uno de aquellos Corceles del Viento y el Tiempo. Cantarle, dulcemente, Vieja Calesita de aquel bacán que conocimos como Leonardo Favio. Con un abrazo.

    Responder
  3. alvaro silva romero.

     /  marzo 10, 2015

    Hermosa evocación de la felicidad más grande de un niño cual es “montar en los caballitos” en la “Rueda de Chicago” e igual que Ester Goeta yó tampoco sabía que el sentido del girar de los caballitos en La Rueda es contrario a las menecillas del reloj. Para ella un abrazo y para el escritor Spitaletta mi admiración inmensa: alvaro silva romero,Cali.

    Responder
  4. No siempre giraron “los caballitos” a la contra de las manecillas del reloj.. Lo manifiesto desde mi atalaya de ser decano de una tercera generación de feriantes. La que sumando ya va por la quinta..Felicito al Sr, Spilatetta por evocar esta faceta dentro de nuestro Planeta de la Feria..”poesía en movimiento”..

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: