El azulejo y el carbonero

(Crónica mortuoria con tragedia en un ventanal)

 

Resultado de imagen para azulejo ave

 

Por Reinaldo Spitaletta

El carbonero, ahora condenado a muerte porque sufre un proceso irreversible de pudrición, parecía sonreír esta mañana, porque, a su fronda en desbandada, arrimaron un sartal de azulejos, saltando por sus ramas de verde escaso, picaron tallos y, me pareció, tragaron algunos “grajos”, parte de su dieta. Una enorme rama que se direcciona al norte, sobre la carrera San Martín, ya no tiene ningún verde nuevo. El resto, apunta a una extinción sin remedio.

 

Así lo consideraron hace unas semanas los de una cuadrilla de ingenieros forestales y otros profesionales del Área Metropolitana que, en el barrio El Prado, harán un corte de algunos árboles, pero, a su vez, una siembra de más de cuatrocientos en una suerte de inicio de un plan piloto para reforestar parte de Medellín.

 

Cuando llegaron y Marcela, mi compañera, los vio en el antejardín en una especie de deliberación, les pregunto qué pasaba. Bajó al primer piso y le explicaron que el carbonero tendría que cortarse, pero, que en su reemplazo, plantarían otro árbol y que ellos mismos se iban a encargar de esa faena. Las lágrimas acompañaron el gesto de pesar de ella. Como si estuviera adelantando la despedida del viejo árbol. Y los de la comisión de expertos no pudieron ocultar su asombro ante tanta sensibilidad, según dijeron después, por las muestras de dolor ante lo inexorable.

 

Todavía el carbonero está a la espera de su derrumbe y quizá sepa que “los árboles mueren de pie” y que sus días están contados. Puede ser que los pájaros, los que vi esta mañana, sean de los últimos en tenerlo como parte de su hábitat. Pero lo que sucedió unas horas después me dejó sin aliento.

 

Escuché que desde la entreabierta ventana de la sala, Marcela le decía bellezas a un pájaro. “Qué lindo está”, “qué hermosura de azulejo”. Percibí de súbito el correteo de Dana, nuestra mascota, que asaltada por los celos, se subió a un sofá para mirar a través de la vidriera quién era el que se estaba ganando tantos halagos. Luego, para calmar la ansiedad de la fox terrier, Marcela le dijo que en realidad ella era la más bonita de la ciudad.

 

Un momento después, doña Edilia, una señora del sector, estaba pasando por enfrente con dos mascotas, y Marcela la vio desde la ventana. La llamó para conversar sobre perros. Desde arriba, Marcela le preguntaba por los dos ejemplares y ella, abajo, en la acera, junto al carbonero, interrogaba sobre Dana, la que también se asomaba a través del ventanal. Quizá con más intenciones de vigilar el vuelo del pájaro y seguirle la pista.

 

De súbito, un grito de Marcela me hizo parar del escritorio donde estaba leyendo una novela de Nikos Kazantzaki (El pobre de Asís) e ir hasta la sala. La Mona (así le dice todo el mundo) lloraba y decía “ay, se chocó contra la vidriera, pobrecito”. Me dijo que el azulejo se había estrellado y caído a la acera. Le suplicaba a doña Edilia que lo cogiera y examinara. “El pájaro lloraba, lloraba, qué dolor”, contó Marcela, sin interrumpir el flujo lagrimal. “¡Se va a morir, se va a morir!”.

 

“Creo que ya se murió”, se oyó la voz de doña Edilia, que, según la Mona, lo acariciaba, sobaba y quería revivirlo. Todo fue inútil. Yo, adentro, no sabía si consolar a la Mona, o asomarme a atisbar el cadáver del ave que hacía poco era la más bella, quizá una de las últimas que revolotearía alrededor y se posaría en las ramas agonizantes del carbonero.

 

La vecina, con sus dos canes, se llevó al azulejo muerto para dejarlo en una manga cercana, según dijo. Creo que su voz era de dolor. La Mona siguió llorando, mientras acariciaba el lomo de Dana. Por la ventana (¿siniestra?), entraba un pedazo de cielo azul.

(Último domingo de octubre, en vísperas del Día de Brujas)

 

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

1 comentario

  1. Ester Goeta

     /  noviembre 17, 2016

    Sentí la pena y el dolor de La Mona por el triste fin del carbonero y el azulejo…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: