Orquídea mariposa

Resultado de imagen para orquidea mariposa

 

Por Reinaldo Spitaletta

La mariposa, para vivir más tiempo, le pidió a la luna que la convirtiera en flor. La luna le dijo: “Si estás hecha para la fugacidad, ¿por qué quieres cambiar tu condición?”. El vuelo tembloroso de la mariposa, plateado y sutil, enamoró a la luna y, convencida por la súplica, dijo: “una belleza como la tuya merece durar más de un instante”, y la luna, lanzando un rayo blanco, la transmutó en orquídea. En una orquídea mariposa, de flores dulces, con perfumes que evocan selvas húmedas. Para recordar el favor de la luna, la mariposa da flores blancas. También, según su estado de ánimo (porque habrán de saber que estas orquídeas mariposa sienten y uno puede comunicarse con ellas), aparecen flores amarillas y rojas y lilas. Lo más bello, es que en noches de luna, algunas mariposas se acercan a la orquídea para besarla. Ella recuerda que en otra vida fue mariposa y les sonríe. Entonces vuelan hacia la luna y le renuevan su petición. Mañana habrá nuevas orquídeas mariposa.

Anuncios

Dos Breverías

Por Reinaldo Spitaletta

 

Orquídea mariposa

 La mariposa soñó que era una orquídea. La orquídea soñó que era una mariposa. Los sueños se juntaron y ya ninguna sabía quién soñaba a quién. La luna, mediadora en la confusión onírica, las soñó a ambas. Del sueño de la luna nació un misterioso híbrido: la orquídea mariposa.

 

Manteles de Provenza

Imaginativas damas los tejieron con el olor del espliego, el perfume de las huertas y el aroma del olivar. A la hora del té, los manteles de las señoras de Provenza irradian una particular luz que madura las uvas: la misma que embriagó a los impresionistas.